Dueños de reconocido restaurante del Cañón del Combeima podrían quedar en la calle.

2982

Libia Edith Castro y Antonio Emilio Salazar son esposos y reconocidos restauranteros del Cañón del Combeima, zona rural de Ibagué.

instituto-de-rehabilitacion

Hace más de 20 años iniciaron su actividad comercial en este sector cuando, en su momento, tomaron en arriendo el predio ubicado en la vereda Tres Esquinas vía al corregimiento de Villarestrepo.

Aunque el contrato fue renovado varias veces lo único que cambiaba era el canon de arrendamiento, pero las clausulas y demás contenido se conservaba como se ve en este documento en el que se estipula que el área para el parqueo de carros es de 19 metros de frente por 21 metros de fondo.

tono1

Cuando llegaron, el predio tenía como propietaria a María del Carmen Medina Agudelo, pero el 25 de abril de 2017 ella en una negociación lo cedió a Edna Emilce Ramírez Trujillo. Según el documento de cesión, Antonio Emilio Salazar más conocido como “Toño” podía continuar sin problema como arrendatario del terreno comercial y así ocurrió.

De acuerdo con la versión entregada por Libia Edith Castro, esposa de “Toño”, los primeros días y luego de la cesión todo marchó normal hasta que comenzaron a sentirse incomodados por los nuevos dueños del predio que, según ella, los presionaban para que entregaran el área donde ella y su esposo tienen el establecimiento comercial de razón social Restaurante Donde Toño.

“Hay un señor, Amado Salazar, que compró, y desafortunadamente ha querido sacarnos a las malas. Nos puso una demanda y nosotros se la ganamos; le negaron todas las pretensiones. Sin embargo, el señor nos recortó el parqueadero” dijo Libia Edith Castro en la denuncia hecha a Revista Asuservicio.

Libia y “Toño” sostienen que su intención no es perjudicar a los nuevos dueños del predio, pero sí reclaman lo que denominan “legalidad en el proceso”.

En primera instancia, la señora Castro argumenta que con su esposo quedaron sorprendidos una mañana de domingo cuando llegaron para abrir el restaurante y se dieron cuenta que el parqueadero que siempre habían tenido, quedó reducido notablemente al pasar de una capacidad aproximada de 50 vehículos a sólo tener espacio para 10, gracias a la cerca que, dice ella, fue puesta durante un fin de semana sin enterarlos y violando lo estipulado en el contrato firmado entre las dos partes.

Como consecuencia de ese hecho el pleito llegó a instancias judiciales y según el documento que le fue suministrado a este portal, el fallo salió a favor de Libia y “Toño”.

tono2

Sin embargo, hasta la fecha de este informe, la cerca continúa puesta en el mismo lugar y en el antiguo parqueadero se está construyendo lo que parece ser una vivienda.

tono3

Libia Edith Castro, copropietaria del Restaurante Donde Toño, sostiene que se siente impotente y desdichada de ver cómo la justicia en Colombia pareciera ser un saludo a la bandera donde algunos fallos de jueces, dice ella, no se hacen cumplir y la gente hace lo que quiere.

Como consecuencia del lio jurídico, la señora Castro argumenta que la salud de ella y de su esposo ha desmejorado notablemente, pues tener un parqueadero de menos capacidad ha hecho que sus clientes busquen restaurantes diferentes, generando bajas en las ventas y poniéndolos en aprietos para cumplir sus compromisos económicos.

Revista Asuservicio intentó comunicarse con los nuevos propietarios del predio para conocer su versión, pero las líneas telefónicas suministradas para tal fin siempre sonaron apagadas.

Por su parte, los esposos Antonio y Libia dicen que no pretenden quedarse el resto de su vida en ese lugar, pero sí piden un valor económico que represente el tiempo y el trabajo que han invertido en el establecimiento, cifra que utilizarían para subsanar algo del descalabro financiero que, argumentan, han tenido desde que les fue reducido el parqueadero donde se ubicaban sus clientes.